¡Hola guapuritas!

Qué gusto me da que nuevamente estes en este sitio y en caso de que sea tu primera vez, te doy la más cordial bienvenida a este proyecto donde juntos hemos escrito muchas, pero muchas historias.

El día de hoy quiero platicarte sobre un tema del que muchas marcas hablan pero que pocas saben utilizar de buena forma, y este sonado tema es sobre los influencers o los influenciadores sociales.

La influencia corresponde a un término de la psicología que ordena obediencia de algún colectivo, esto traducido en otras palabras es cómo impacta en la comunidad la opinión y/o acciones de otros iguales o similares a nosotros.

La comunicación está cambiando y no es lo mismo que veas un anuncio de un shampoo y una cabellera hermosa en un spot o en un espectacular, a que en la calle o en redes sociales veas a alguien con una cabellera hermosa y pueda recomendarte el producto que él o ella utiliza. Los seres humanos confiamos más en nuestros iguales, y la publicidad de boca en boca o ya en este caso de post en post (no de marcas), suelen ser mejor recordados por los públicos.

Pero entonces, ¿qué es un influencia o cómo me convierto en uno de ellos? Hace un par de meses, me tocó leer en Forbes, las nuevas profesiones por las que los jóvenes estaban proyectándose y mi sorpresa fue visualizar que los chicos están interesados en ser influencers o youtubers, esto saltó a mi mente porque las configuraciones sociales de cómo se crean los contenidos y cómo es que confiamos en ellos, va en aumento.

Regresando al punto de cómo identificar a un influenciador o vocero de marca, es toda una tarea, ya que se debe considerar su nivel de participación con ciertos temas y por ende con los públicos. Muchas veces la participación primordial que tienen los voceros de marca, con los públicos, es el nivel de aspiración y confianza que desarrollan. Son personas que en sus medios digitales tienen una red de contactos mayores a 5K (5,000 seguidores), y que hablan o tienen ciertos temas como viajes, comida, relaciones amorosas, deportes y hasta el más extraño tema que te imagines.

¿Beneficia a mi marca un influencia o la perjudica?

Todo depende del cristal con el que se mire, puesto que un vocero de marca, se entiende como la persona que tiene un acuerdo con la misma, para hablar bien de ella, pero qué sucede cuando es un influencia, no es pagado, y no tiene una buena experiencia con tu marca, lo más probablemente es que trabaje con ensuciar la reputación que te ha costado ganar.

Por ejemplo, en una ocasión fui a Cinemex Platinum y llego a mi asiento y me percato que en el, hay todavía restos de comida de la función pasada (tarros de cerveza y plato de nachos), el tema es que sin problema pude haber movido eso a otro asiento o simplemente me hubiera podido cambiar de lugar pero mejor tomé una foto, escribí un tweet y lo subí a redes etiquetando a la marca, no es que yo sea influencer, pero desde mi perspectiva lo que yo quise hacer era comunicarle a la marca que el precio que estaba pagando, en relación con la experiencia, no fue la mejor.

Al finalizar la función, yo ya tenía a al gerente del cine, esperándome afuera de la sala, para ofrecerme una disculpa por el inconveniente, y me regaló boletos por un mes, para poder revertir el daño. Entonces imagina el poder de un influencer en esa situación, hubiera provocado una conversación muy larga y bastante poderosa, como para impactar en la reputación de la marca.

A final de cuentas, los voceros de marca, embajadores o influencers, no van a dejar de existir, y como dice el dicho, más vale tener a los amigos cerca, pero a los enemigos mucho más cerca. ¡Nos leemos pronto!


Referencias

Forbes