Corazón gracias por ser valiente.

Hola corazón, hace tiempo que no platicábamos… ¿cómo estás? Supongo que mejor que hace tiempo que hablamos, sabes, hoy quiero agradecerte por no dejarte caer, por sobreponerte a todos esos miedos y deseos que a veces hacen que me pongas los pelos de punta, gracias por ser valiente.

Gracias por abrirte a nuevas posibilidades, a nuevos deseos, a nuevas metas, a nuevos amores.

Sé que llevas todos esos recuerdos en una USB que cada día va comprimiéndose más y más, que va desfragmentándose dando espacio libre para que sobre escribas nuevas historias. También sé que de vez en cuando miras al cielo, hazlo tan seguido como lo desees, porque desde allá arriba te cuidan seres maravillosos que guiarán tu camino y no te dejarán solo, te lo prometo. Bueno también aquí abajo en la tierra habrá algunas que lo hagan.

No tengas miedo, lograrás todo lo que te propongas, bueno quizá todo y lo que no se irá transformando.

No dejes de latir, no lo hagas, pues mientras sigas latiendo dentro de mí, sé que estaremos juntos el uno para el otro.