Fábula Ancestral, mucho musical

Hola, qué tal, espero que estés pasando un excelente día y por ende una fabulosa semana, hoy quiero contarte que fui al cine la semana pasada en dos ocasiones y quiero contarte mi experiencia ancestral al ver el live action de esta nueva versión.

5872ff7c40752f21caf7f33a_o_U_v1

Tuve la fortuna de ver la película: La Bella y La Bestia, el fin de semana pasado, la vi dos veces y no por gusto la segunda vez, sino por curiosidad. La primera ocasión que la vi, disfruté muchísimo escucharla y verla en su idioma original, la segunda pues ya la vimos en español por aquello de revisar la tropicalziación del idioma.

Y sí, hoy puedo decir que Emma Watson está hermosa, canta bellísimo y sí, es una niña bien que es el sueño de todos y cada uno de los caballeros que la hemos visto. Pero nada más, punto. La niña es perfecta, pero sólo eso, y en la cinta hace que su papel se vuelva plano y no tan memorable como Gastón o como La Bestia, que son papeles con más fuerza.

Debo decirte que Gastón logra bastante bien el cometido de presentarnos el ser más vanidoso del universo, o al menos de ella villa en Francia, pero la pelea por el amor de Bella, quizá no fue lo suficientemente “agresivo”. También podemos ver una cinta con más sobre Maurice y la historia de la madre de Bella, quienes revelan el porqué la chica sólo vive con su padre.

Ya lo platiqué con algunos amigos del trabajo y coincidimos en que La Bestia dobló las manos muy fácil y muy rápido a los pies de Bella, en verdad se notó que estaba urgido de afecto. Y no es que no me haya gustado la película, porque si así hubiera sido, no la habría vuelto a ver, es estética, tiene buen maquillaje y peinado, la música es asombrosa, pero hasta ahí, no deja ser eso una buena película de Disney que a mi parecer puede hasta ser más memorable la caricatura.

Y bueno siendo objetivo, muy objetivo, no veo quejándose a todo el mundo como lo hicieron con La La Land, que porque “según” todo el tiempo cantaban sin justificación, patrañas, claro que no. La La Land, tiene sí canciones todo el tiempo de la película, pero es una historia real, y a muchos les dolió recordar sus relaciones fallidas, ahí está el éxito de la película de Damien Chazelle, el conectar, el poder con sólo música, miradas y sin diálogos contar lo que un día pudo haber sido. La Bella y La Bestia, tiene exageradamente más canciones que La La Land, y en verdad no los leo molestos por eso, quizá fue el furor de la envidia por las 14 nominaciones.

El punto es que a mí que me encantan los musicales sí me gustó, pero creo que para aquellos que los odian, definitivamente no es la opción, además hay bastantes chistes durante la película y jamás escuche a toda la sala reír, eso me hizo pensar muchas cosas en el objetivo que se quería comunicar. Esperaba más, hasta del público.

Emma-Watson-as-Belle-in-Beauty-and-the-Beast

En fin, se me antojó ver Coco, el próximo largometraje de Disney y Pixar, que hará un homenaje a la cultura mexicana, habrá que ver como nos perciben a los mexicanos desde la óptica de Pixar, o también muero por ver Mi Villano Favorito 3, que es una película ciertamente infantil que Universal ha logrado mantenernos pendientes de las dos anteriores.

Al final de cuentas en gustos se rompen géneros, La Bella y La Bestia carece en mi opinión de fuerza, pero como todo, es una buena película, mi recomendación es que si soportas o te gusta la cinta, pues evidentemente puedes ir a ver La La Land, jajaja.

Deseo que tengas una excelente semana y que no me maten por esta crítica, nos leemos pronto.